La preparación empieza en casa.


Mentes jóvenes ocupan formarse a través de la honestidad que solo la experiencia y la guía de una mano experimentada puede darles. Si piensan que llevar a su pequeño a una clase de Karate va solucionar todos sus futuros problemas en estos temas, presiento que van a estar equivocados.

Incluir a sus pequeños en actividades tan sencillas como acampar, supervivencia, como cambiar una llanta, llevarlos a realizar actos de caridad a la calle, que aprendan a ver la realidad de las cosas al interactuar en lugar de encerrarlos en un Dojo y endoctrinarlos en cultura y técnica que no solo es ajena, si no tambien pertenece a otra época... Las soluciones que buscan al enfrentar la violencia se encuentran dentro de la preparación, el conocimiento de nuestro entrono y la honestidad. El primer paso es ser honestos con nosotros mismos... El segundo es ser honestos con nuestros hijos...."

Ed's Manifesto.


Posts Destacados