LESIONES CONTUNDENTES

LESIONES CONTUNDENTES

¿Qué es una lesión contundente? ¿Cómo se producen? ¿Qué es un hematoma?


Las contusiones se definen como lesiones producidas por objetos contundentes. Son provocadas por un objeto cualquiera, duro, romo, no cortante, sin características particulares, el cual, dotado de dureza y animado de violencia, entra en contacto con el cuerpo humano.


Existen armas naturales e improvisadas. Ejemplos de armas naturales son los de ataque y defensa del hombre y los animales, como puños, dientes, cabeza, rodilla, codos; mientras que los improvisados son objetos que se emplean con finalidades distintas que son utilizados como armas contundentes, como palos, piedras, martillos, sillas, botellas.


La acción traumática de una lesión contundente se compone de cuatro elementos: contusión, que es la fuerza que se ejerce perpendicularmente; presión; fricción, en sentido paralelo a la superficie del cuerpo y tracción. La inflamación representa la respuesta del organismo a la lesión de tejidos que puede ser producida por traumatismo externo, por presión y por carga y sobrecarga reiterada. El traumatismo se vincula a cierto nivel de hemorragia que además produce tumefacción y aumento de la presión.


Cuando se produce una contusión, los bordes de la lesión se verán engrosados, con infiltrados de sangre, duros y separados por la retracción de tejidos subyacentes. Habrá hemorragia e infiltrado en los tejidos periféricos que desaparece con el lavado, y coagulación franca, firmemente adherida a la zona dañada.