Heridas de Defensa en Manos y Antebrazos

HERIDAS DE DEFENSA EN MANOS Y ANTEBRAZOS

Si las heridas son inevitables, ¿cuál es la mejor posición para recibirlas? ¿Por qué?

Las heridas de defensa se producen por la acción instintiva de protección de la cara y la cabeza al sufrir un ataque; se localizan principalmente en la región externa de antebrazos y muñecas y en el dorso de las manos. Así mismo pueden aparecer en las flexuras de las falanges cuando la víctima trata de defenderse sujetando el arma con las manos.


La aparición de este tipo de lesiones orienta hacia el homicidio y permite constatar que la víctima se encontraba consciente y no fue atacada por sorpresa, comprobando además que podía moverse.


Las arterias de mayor tamaño del antebrazo se sitúan en el compartimento anterior y se dirigen distalmente para irrigar la mano. La arteria braquial llega al antebrazo, desde el brazo, pasando por la fosa del codo. En el vértice de esta fosa, se divide en sus dos ramas principales: la arteria radial y la arteria cubital.


La arteria radial discurre por la zona lateral del antebrazo, rodea la zona lateral de la muñeca y entra en la cara dorsolateral de la mano entre las bases del I y II metacarpianos. Las ramas de la arteria radial en la mano proporcionan la principal irrigación para el pul